“2017, Año del Centenario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”

Dirección de Infraestructura Académica

Tlanchana

1: Tlanchana

Su nombre, proveniente del náhuatl, es una deformación de “Atlan Chane”, “la dueña de la casa del agua, o en el agua”, se trata de una deidad acuática venerada desde tiempos antiguos por pueblos otomianos y nahuas en la región de las lagunas del Lerma en el Valle de Toluca. Los relatos sobre ella se han transformado y trascienden hasta el presente, aunque ahora se le conoce como la “Tlanchana” o la “sirena”. Se le describe como una hermosa mujer con larga cabellera que se transformaba, poseía elementos de pez o serpiente y podía mutar en animales de la ciénaga. Es considerada en la tradición como guardiana de los animales acuáticos y recursos de la laguna; en ocasiones pródiga y en otras, peligrosa para los pescadores.

Con la llegada de los Españoles su representación cambio a lo que hoy conocemos como una especie de sirena, misma que adorna el centro de la ciudad típica de Metepec.

2: Xinantécatl

La leyenda de la “Tlanchana” es propia de los grupos Otomíes y Náhuas de las lagunas del Lerma en el Valle de Toluca y el Xinantécatl (nevado de Toluca) nos pone en contexto para ubicar a esta deidad de la zona lacustre de nuestra región mexiquense.

Como referente sin que se aborde en el mural compartimos este mito de la creación del Xinantécatl, solo como dato cultural.

3: Agua no potable

En el mural se representan también alusiones modernas como lo podemos observar en un desgastado letrero de señalética que representa el símbolo de agua no potable, invita a pensar sobre los problemas que se tienen en la actualidad por la contaminación y escasez de este vital líquido, pero sobre todo para hacer una profunda reflexión acerca de la perdida de nuestra propia identidad y de nuestras tradiciones con este elemento metafórico de precaución.

Leyenda Matlazinca de la Creación del Xinantécatl o Nevado de Toluca

 

Según la leyenda de los hermanos, dos hermanos disputaban el poder, uno mediante la guerra y otro mediante la religión. El mayor era quien empezaba las peleas y las guerras, mientras que el menor trataba de calmar a su hermano con la religión. Los dioses hartos de guerras y ofrendas humanas del hermano mayor, decidieron calmarlo, pero sin saberlo, el hermano menor se interpuso entre los dioses y su hermano, y los dioses mataron al hermano menor, para recordarlo, los dioses lo enterraron en medio del bosque y se formó el cerro de Jocotitlán o el Jocotepec. El hermano mayor, creyéndose con el poder y olvidando a su hermano, se alzo y empezó hacer tiranías, pero los dioses, le hicieron ir al centro del valle y lo desnudaron, le abrieron el pecho, y lo dejaron que muriera poco a poco, el hombre se tocó el pecho y sintió su corazón, pero este empezaba a quemarse y se entonces se creó el volcán. Arrepentido, pidió perdón a los dioses y les dijo que mejor moriría y compartiría el reino con su hermano muerto, los dioses le taparon el corazón y el volcán murió.

 

Aísthesis Lecto

Amaterasu

Díada

Drakon

Euridice

Ixquic

Mayahuel

Nórdico

Titanomaquia

Teotlcihuatl

Autor

Créditos

Principal